Truco para reparar una puerta acorazada que roza al piso con tus propias manos.

Tienes una puerta acorazada desde hace mucho tiempo, y de un día para otro comienzas a sentir que cuesta un poco cerrarla ya que la misma está rozando al piso, no te preocupes, eso suele pasar con este tipo de puertas acorazadas, sobre todo si la han instalado personas no profesionales, y a veces hasta con los mismos profesionales suele suceder ya que este tipo de puertas son muy pesadas y con el tiempo se van doblando o inclinando por su peso causando este roce molesto en el piso.

Si algo así ocurre con tu puerta acorazada no te mortifiques por eso, todo tiene solución, solo debes chequear algunas cosas, y resolver el problema.

Con esta pequeña guía y un truco podrás tú mismo hacerlo; procura tener ayuda ya que estas puertas acorazadas son muy pesadas en su mayoría, sobre todo si son de buena calidad, y podría ser difícil hacerlo solo y además no lograrías finalizar un trabajo correcto sin ayuda. Recuerda

 

Los materiales a utilizar serán los siguientes:

– Destornillador.

– Tuercas (en caso de ser necesarias).

 

Paso uno:

Muchas personas recurren directamente a desmontar la puerta acorazada en su totalidad pero eso no debe ser una opción principal, puede que una sola bisagra este fallando y solo sea cuestión de ajustarla por ello es recomendable observar detenidamente cada bisagra mientras se abre y se cierra la puerta acorazada lentamente tratando de localizar el problema, debes hacer eso mismo con todas las bisagras. Como ya sabes, los robos en hogares van aumentando, y necesitas aumentar la seguridad en las puertas.

Paso dos:

Una vez ya localices la que está fallando procede simplemente a ajustar bien los tornillos a ver si así deja de rozar, y vuelve a observar mientras abres y cierras suavemente para confirmar si el daño a mejorado.

Paso tres:

Una vez hecho eso si aún sigue el mal con tu puerta y tienes visualizada la bisagra que esta ocasionando el problema, un truco seria quitar nuevamente la bisagra y en ella colocar una tuerca por el lado del marco antes de la bisagra logrando que la puerta se levante un poco por ese lado, una vez coloques la tuerca vuelve a probar para verificar que el problema está resuelto.

Paso cuatro:

Pero cuando coloques la tuerca en una podría ser necesario que las coloques en todas las bisagras y así lograr un equilibrio para que quede derecha la puerta y evite así mismo el roce.

Por ello debes ir descartando poco a poco los caminos fáciles para lograr la solución hasta el más complejo, según el problema persista.

Pero con el truco de la tuerca de seguro tu puerta acorazada volverá a la normalidad y además esas tuercas serán decorativas en caso de que alguien se dé cuenta que las tiene, pero al final lo que importa es que tu puerta acorazada sea segura y estable para proteger tu casa.

Es un pequeño truco que tú mismo puedes poner en uso siempre y cuando el daño de tu puerta lo amerite; sino solo con ajustar bien las bisagras el daño se solucionara, debes evaluar bien y actuar según sea necesario. Con esto te ahorrarás dinero en cerrajeros.

Sigue este pequeño truco y estos sencillos pasos y escogerás lo mejor para reparar tu puerta acorazada en pocos minutos.

Recuerda que tu seguridad es importante por lo tanto no lo hagas solo, consigue la ayuda de un amigo para poder levantar bien la puerta y equilibrarla lo necesario para acabar con el roce.