Las asesorías: una parte indispensable para nuestra empresa

Cuando pensamos en montar una empresa seguramente uno de los últimos puntos que dejemos por resolver es el las asesorías y la gestion de proyectos. Pero en este caso tanto los asuntos fiscales como los laborales y económicos son tan importantes como una buena idea para lograr llegar a tu meta.

Si nuestra empresa u organización no posee el nivel de madurez necesario y los conocimientos adecuados gestionar proyectos se vuelve una práctica de alto riesgo. Apostar sin tener un equipo entrenado, las herramientas, saber de los procesos y los estándares, de los requisitos de las leyes seguramente nos garantice un alto porcentaje de fracaso.

Contar con los servicios de una asesoría y de un equipo experto y profesional nos brinda resultados de forma inmediata y asegura nuestra posición a largo plazo.

Por ello decidir contactar con una asesoría cuanto antes es una prioridad (ya que nos permite estar al corriente de todas las obligaciones fiscales y de trámites administrativos) supondrá no solamente un ahorro sino un potente factor de protección.

Muchos de los que se lanzan a emprender lo hacen sin conocimientos judiciales y legales lo que puede terminar pasando factura a la  empresa. El más mínimo problema jurídico innecesario puede ocasionar un retraso en los pedidos, un fallo de facturación, pérdidas de dinero o de ayudas emprendedores que nos podrían beneficiar.

 

Estas son las razones por las que debes ponerte en manos de una buena asesoría

gestion de proyectos

1. Los inicios nunca son fáciles. 

Muchos nos hemos encontrado con una idea brillante pero sin saber por dónde empezar, buscar locales, buscar quién nos avale o pedir ayudas e incentivos a los ayuntamientos, saber si hay proyectos financiados para nuestro sector, pedir todas las licencias…

Ponernos en manos de profesionales no solamente nos ahorrará mucho tiempo que podremos invertir en lo que realmente  queremos, nuestro proyecto sino que nos ayudará a no cometer errores que podrían su ponerla paralización de nuestra idea o incluso no despegar nunca.

2. Cuestiones legales.

Deberemos actuar siempre dentro de la legalidad, sobretodo si empezamos como pymes y autónomos.

Desconocer ciertas leyes no nos exime de la responsabilidad civil y penal si las incumplimos, por lo tanto  nuestros salarios, empleados, tributos, licencias siempre deben estar puestos al día y dentro de la legalidad.

3. Cuidado con Hacienda.

No queramos pretender escapar al control de Hacienda, porque tarde o temprano tendremos que pagarlo. Es mejor estar al día con sus pagos para evitar sustos futuros, un despiste que es muy común entre gente que empieza y la sobrecarga de responsabilidades le hace perder el control de todas las tareas que tiene que hacer.

Una buena claridad en nuestras cuentas nos garantizará saber en todo momento lo que debemos, lo que nos deben y lo que estamos ganando. Algo muy importante a la  hora de invertir en maquinaria,contratar empleados, etc.

4. Papeleos y trámites administrativos.

Una empresa lleva cientos y cientos trámites que en muchos casos ni entendemos. Por ello no hay nada mejor que poder contar con una asesoría especializada en gestión de proyectos, financiaciones o ayudas.

5. Estar al tanto de las novedades.

Una de las principales razones por las que contar con estos profesionales es que,mientras nosotros aún estamos aprendiendo ellos ya están al tanto de las últimas novedades. Una ventaja si nos queremos presentar a proyectos o financiaciones en los cuales  los plazas se acaban muy rápido.

6. Ahorro tiempo.

Si tenemos empleados ellos se dedicarán a toda la gestión referente a las nóminas de estos, los contratos, los seguros sociales que nos ahorrará mucho tiempo, sobretodo si tenemos previsto que nuestra plantilla crezca.

Por ello el tiempo, el dinero que nos ahorramos y evitar todo el estrés pensar que estamos fuera de plazo o no saber si  algo queda por ser pagado nos ayudará a poner toda la carne en el asador con nuestro negocio.