Lo último en decoración con microcemento

lo-ultimo-en-decoracion-con-microcemento

El microcemento se ha convertido en un material elegido tanto por arquitectos como decoradores para decorar solados de comercios, así como oficinas e industrias, debido a su enorme resistencia y su amplia gama de colores y terminaciones con un efecto visual cemento pulido muy parecido a la losa de hormigón fratasado. Con una terminación que puede ser según se aplique, más rústica con acabado microtexturado, o fina y elegante como el estuco.

Es resistente a la flexión, compresión y abrasión. Por tal motivo es el indicado para zonas muy transitadas como lo son los espacios públicos, naves industriales, locales comerciales, oficinas, restaurantes, entre muchos otros. Se le puede considerar al microcemento la revolución del revestimiento continuo decorativo.

Con este fino revestimiento no hace falta quitar el material existente para su aplicación, con lo cual ahorras mucho tiempo, ya que además lleva menos capas en su aplicación que el microcemento, y también ahorras dinero ya que no tienes que levantar material y todas las complicaciones que esto trae consigo, de forma que es muy práctico, fácil de aplicar, limpio, y económico. Es muy práctico para colocar sobre suelos deteriorados, ya que no requiere retirar el suelo existente, y la renovación del mismo es inmediata. Sus 2-3 mm de espesor hacen posible una cobertura homogénea y nivelada que revitaliza y renueva la superficie por completo.

El efecto puede ser homogéneo o con efecto piedra según su aplicación y efecto deseado. Es un estilo en tendencia, muy moderno, con un efecto visual creativo y original. Se pueden combinar pigmentos creando diversos colores e infinitas posibilidades decorativas.

Se puede aplicar sobre una superficie lisa, así como también una porosa, en obra nueva o existente, la renovación será total. Es impermeable y su durabilidad es muy alta. Resiste al rayado y desgaste ocasionado por el paso del tiempo. Su mantenimiento y limpieza son mínimos y similares a los de cualquier suelo o pared. Con un paño humedecido en agua y detergente o jabón. Se puede encerar con cera de auto brillo para procurar que la capa superficial se mantenga en perfectas condiciones.