Creatividad y magia en los eventos de empresa

evento-de-empresa

Ya nada es como siempre. Si ahora la tendencia es buscar transporte compartido o alojamiento en casa de desconocidos, en el ámbito de los eventos de empresa la que manda es la creatividad donde se convierte en un factor mágico e indispensable que marca la diferencia entre algo muy anodino o una experiencia que cala en los sentidos. Un evento puede tener una calidad organizativa y una puesta en escena impecables pero sin creatividad en sus contenidos, no deja de ser un evento bien organizado.

Un ejemplo de ello, de los muchos que podríamos enumerar, es la puesta en escena de una conocida marca que presentó sus impresoras haciendo vivir el contraste entre entre blanco y negro y color. El la primera parte del evento, toda sala estaba dominada por el B/N: camareros, vino blanco, espárragos blancos… Cuando llegó la segunda parte, se hizo la magia y el color inundó el salón: las luces se tornaron rojas y las bebidas coloridas. De esta manera, la marca consiguió llegar al nivel emocional de su público.

Porque es evidente que el público, el cliente, su forma de consumir y comunicarse han cambiado debido, en gran medida a la revolución de las nuevas tecnologías. Hoy en día el cliente quiere participar y ser protagonista lo que lo convierte en un gran embajador de nuestra marca. Y qué mejor manera de conseguirlo que a través de eventos llenos de creatividad y magia que provoquen un impacto a largo plazo.

Cuando hablamos de “eventos mágicos” no nos referimos a un mago que realice unos simples trucos para entretener al público, hablamos Entre las muchas experiencias que las empresas demandan cada vez más a la hora de organizar un evento se encuentra la magia corporativa. El ilusionismo, el humor y el misterio añaden un valor a los eventos de empresa ya que los invitados participan, se convierten en protagonistas y reciben los mensajes en un contexto emocional haciéndolos más memorables. En la magia corporativa el artista se incorpora como acción de marketing emocional y se convierte en un “socio de los clientes”.
Pero, ¿en qué consiste la magia para eventos de empresa?. Los artistas de la magia suelen ofrecer diferentes opciones en función de la reacción que se busque en el público. Algunas empresas optan por el mentalismo y la hipnosis. Otras prefieren que los invitados se relacionen entre sí y vivan una experiencia emocional en primera persona o, por lo contrario, se involucre a todo el público a través del humor, el misterio y la participación para sorprender con aquellos valores o ideas que la empresa quiere transmitir. Sea cuál sea la opción elegida, la magia corporativa se ha convertido en un valor seguro para los eventos de empresa.