Alopecia androgenética, 9 de cada 10 hombres la padecen

injerto capilar

Quizás no sabías que es una de las enfermedades que afecta a la mayoría de nuestra población. No es tan conocida, pero seguramente nueve de cada diez hombres que conozcas la padezcan o la padecerán en un futuro. En el caso de la alopecia androgenética, la culpable de que se produzca es nuestra genética y se debe tanto a factores hormonales como hereditarios.

La aparición de este tipo de alopecia empieza a muy temprana edad, desde los 20 o los 30 años. El pelo empieza a volverse mucho más fino y a escasear en  determinadas zonas y las primeras pérdidas de pelo empiezan en la zona de la parte alta de la cabeza. Este tipo de alopecia es el más común en la sociedad actual y es de los casos que más vemos en Corporación Capilar.

Para que nos hagamos una idea, este tipo afecta a 9 de cada 10 hombres mayores de veintiún años, con diferentes intensidades. Eso es el 90% de los casos en hombres. ¿La solución? Recurrir al injerto capilar.

 

¿Como empieza este  tipo de alopecia?

En el caso de los varones, lo más común es que empiece por las sienes para ir extendiéndose por el resto de la cabeza. Hay casos en la pubertad en los que ha empezado a aparecer con el despoblamiento de las sienes.

Puede ocurrir que se quede ahí y no avance más o que  se vaya extendiendo hacia la parte frontal de la cabeza dando lugar a lo que llamamos comúnmente “entradas”. Si avanza aparecerán claros en la zona de la coronilla.

 

¿Cuanto  dura la evolución de la alopecia?

Esta dolencia puede tardar en desarrollarse décadas o tardar tan solo un par de años. Cuantos más años pasen más probabilidad desde que la alopecia se vuelva visible.

En el caso de las mujeres afecta a 4 de cada 10, una vez entrada en la menopausia. Aquí se trata de una alopecia un poco más diferente y menos común. En las mujeres el pelo empieza a perder densidad en vez de caerse y pueden aparecer en la parte alta de la  cabeza zonas clareadas.

 

¿Por qué esta enfermedad es tan común?

Se produce por tres causas principales y ambas se dan tanto en hombres como en mujeres.

  1. La primera de ellas es la herencia genética, la que nos predispone (en esta caso y muchos más) a sufrir alopecia si en nuestra familia ha habido más  casos.
  2. El envejecimiento (nuestro cuerpo ya no funciona como antes, el declive que se va produciendo con el paso de los años se manifiesta en todo el cuerpo, y sobre todo en lo que atañe al crecimiento del pelo y a los folículos pilosos.
  3. Y en tercer lugar, el último factor implicado es la presencia de determinadas hormonas en niveles que no son los más comunes. En este tipo de factores hormonales influyen mucho los niveles de estrés a los que estemos sometidos durante un periodo largo de tiempo.

 

¿Existen soluciones para recuperar el cabello?

Si se trata de este tipo de alopecia, podremos intentar refrenar su avance y recobrar densidad en nuestro cabello a través del uso de lociones cosméticas que contienen principios activos (zinc, lúpulo, sabal) que frenan la acción de las hormonas.

Si ya tenemos un diagnóstico de pérdida irreversible de ciertas zonas del cabello, podremos recurrir a injertos capilares que realizan clínicas como Corporación Capilar, en los cuales se extraen cabellos sanos para implantarlos en las zonas dónde ya no crecen.

En este tipo de operaciones los  resultados están garantizados en la primera intervención, al tratarse de tu propio  pelo nadie notará diferencia de color ni de textura. Por lo tanto será un resultado totalmente natural, si no dices nada ni notarán la intervención.

Todo lo que tienes que saber antes de elegir un vestido de fiesta largo

vestidos de fiesta largos

Tenemos una boda de tarde noche, y hemos decidido ponernos un vestido de fiesta largo que es lo que dice el dress code que debemos llevar. Pero, a no ser que trabajemos en el mundo del teatro, cine o televisión, la mayoría de nosotras no suele llevar vestidos largos fiesta a diario. Al no tener la costumbre de ir con ellos en muchas ocasiones nos sentimos incómodas.

Y, es que, a quién no le ha pasado que el vestido le arrastraba porque era demasiado largo, lo pisaba con los tacones, o era un vestido tan ceñido que a la hora de subir escaleras no podía hacerlo, pareciendo más un meme de instagram que una señorita.

A continuación te contamos un par de trucos/reglas que puedes aplicar si quieres lucir un vestido largo y no morir en el intento.

 

Ojo con el largo

Que un vestido de fiesta sea largo no significa que tenemos que parecer la novia y llevar cola por detrás nuestro. A nadie le gusta una invitada que vaya barriendo el suelo por dónde pisa. Primero porque en cualquier momento podrás pisarte el vestido, ensuciarlo y que el fondo parezca  que has recogido el vestido de la basura, romperlo con los tacones o ensuciarlo y, en el peor de los casos, si lo pisas y no te has dado cuenta tú y el vestido podéis acabar en el suelo.

Si has conseguido tener  suerte y conseguir que  tu vestido no sea tan largo para que alguien acabe usandolo de alfombra pero aún te arrastra no parecerás más alta sino que parecerá que te has  puesto una prenda de tu hermana mayor.

El truco en esta ocasión es ir a una tienda que tenga servicio de modista para que te arreglen los bajos y el vestido tenga el largo perfecto. Si es un vestido hasta el suelo no debe arrastrar pero tampoco se deben ver las sandalias. Ten en cuenta siempre que si vas a ir a comprarlo en una tienda de vestidos de fiesta y no lo vas a llevar a la modista, tendrás que llevarte los zapatos que te vas a poner en la ceremonia. No vaya a ser que sean más altos y al final te corten el vestido y no haya vuelta atrás.

Si has decidido llevar vestido con cola, la parte de alante debe ser siempre corta, o a la altura del suelo o más corta (encontrarás vestidos largos que tienen la parte delantera por la rodilla y después acaban en una cola).

 

Cuidado si tienes mucho pecho

Un vestido largo implica que el vestido va a pesar mucho más que uno corto ya que tiene más tela. Si has elegido un vestido de escote barco sin tirantes para la ocasión, ten en cuenta este detalle. Con el ajetreo de la fiesta, si el vestido es un poco más largo y te lo pisas sin querer, si no tiene ninguna sujeción extra (como pueden ser varillas de corsé), puede ser que tu escote vaya resbalando poco a poco y al  final termines enseñando más de lo que pensabas.

 

Ten en cuenta siempre las telas

Es muy importante escoger el tejido del vestido para cada ocasión. El lino y los tejidos que son más finos obligatoriamente están hechos para el verano. Aunque un vestido de organza o de seda sea precioso tendrás que tener en cuenta que te va a cubrir entera, por lo tanto, si es en verano o en una sala cerrada, a no ser que estés segura de que va a haber aire acondicionado, no te los pongas porque pasarás calor.

 

Cuidado con las telas: transparencias y aberturas

Para evitar enseñar más de la cuenta (que en este tipo de eventos no está recomendado) intenta llevar siempre un forro debajo del vestido.

Evitarás que con el calor se te pegue al cuerpo y marque la ropa interior. Y controla que una vez que te sientes (el vestido tenderá a subirse por sí solo) las aberturas queden discretas y no enseñes pierna hasta la cintura.

 

Corte sirena sí, pero con cuidado

Los vestidos de fiesta largos con este corte quedan espectaculares, pero tenemos que tener mucho cuidado con lo que nos aprietan. Por muy bonito que nos quede puesto, si parece que vamos pisando uvas, romperemos el efecto.

Si finalmente te has decidido, prueba a bajar escaleras y a subirlas con él: sino te permite esta acción mejor olvídate de ese vestido en particular.

 

Si vas a cambiarte de zapatos a lo largo de la noche…

Apuesta por cuñas para no bajar de altura y así no pisar el largo o sino pidele a la modista que te añada una especie de sujeción que se le pone a los vestidos de fiesta para que enganches este a tu muñeca o dedo. De esta forma podrás ponerte sandalias planas o manoletinas manteniendo tu vestido  y tu imagen impecable.

Oferta tratamiento corporal 3 tratamientos para combatir la flacidez de tu piel

oferta tratamiento corporal

La piel es el órgano más grande del cuerpo y, por ende, uno de los que más atenciones exigen. En su caso, no solo debe nutrirse mediante una correcta alimentación, sino que es preciso reforzar sus cuidados con medidas adicionales. Ello se debe a que está expuesta a factores externos e internos, que ejercen una influencia permanente en su deterioro. Por eso, las mujeres saben que una buena oferta tratamiento corporal es una oportunidad que no pueden desaprovechar.

Hoy en día, son muchos los procedimientos estéticos que nos ayudan a mantener la salud de la piel. Una de las formas de hacerlo es mediante su tonificación, ya que la flacidez no solo es anti estética, sino que es un indicador de que la misma carece de los nutrientes que la mantienen firme. Este es un problema muy común en las mujeres, especialmente en el área del abdomen y brazos, pero, por fortuna, puede corregirse con estos métodos:

  • Electroestimulación: consiste en causar la contracción muscular a través de impulsos eléctricos. Como consecuencia, se produce un efecto similar al derivado del ejercicio físico y, gracias a ello, se aumenta el volumen y resistencia de los músculos, y la piel adquiere mayor firmeza.
  • Radiofrecuencia: es una técnica que ayuda a eliminar la grasa y que permite bajar de peso eficazmente. Suele aplicarse como complemento de la cavitación, para así combatir la flacidez que puede originarse a partir de la disolución del tejido graso, mediante la producción de colágeno.
  • Presoterapia: es uno de los tratamientos más populares, debido a que es uno de los más efectivos contra la celulitis. Consiste en aplicar presión en diversas partes del cuerpo, alternando la compresión y relajación, aportándole firmeza y elasticidad a la piel. Adicionalmente, es una técnica propicia para aliviar los problemas de circulación y los desórdenes venosos.

La oferta de tratamientos corporales sigue en aumento. Los que se acaban de mencionar, son tres de los más populares y efectivos, pero hay muchas opciones. Visita tu centro estético de confianza, conoce los procedimientos que realizan y pregunta cuál de ellos es la mejor alternativa para satisfacer tus necesidades.