Abogados divorcio Cáceres ¿Qué es el matrimonio putativo?

abogados divorcio Cáceres

Las relaciones jurídicas están caracterizadas por sus matices. Cada caso tiene elementos particulares y el derecho debe encargarse de ellas. Por eso, parte del trabajo de los abogados divorcio Cáceres es examinar cuidadosamente las situaciones presentadas por sus clientes, a fin de determinar los aspectos legales que conviene aplicar.

Un ejemplo de lo que se acaba de decir, es el matrimonio putativo. Esta es una figura que tiene lugar en aquellos casos en los que la unión se ha declarado nula, y surge como una solución jurídica para regular los efectos de este.

En el transcurso del tiempo que va desde la celebración del matrimonio hasta la declaratoria de su nulidad (cuando procede) pueden ocurrir muchas cosas. En este plazo, la pareja puede comprar bienes, tener hijos y tomar decisiones que generen efectos jurídicos.

La ley no puede ignorar la regulación de dichas situaciones. Por eso, partiendo de la presunción de la buena fe de uno o ambos cónyuges con respecto a las intenciones con las que han contraído matrimonio, el legislador prevé esta figura para darle validez a los actos jurídicos ejecutados durante la vigencia del mismo.

En pocas palabras, lo que el legislador prevé mediante el reconocimiento del matrimonio putativo, es declarar como válidos algunos efectos del mismo, a pesar de la declaratoria de nulidad. Las soluciones legales procedentes, dependerán principalmente de la buena fe de los cónyuges.

No obstante, el régimen aplicable a los hijos será ajeno a esta situación, ya que para garantizar el interés superior del menor, no existe distinción entre la filiación matrimonial y no matrimonial. En lo que sí son aplicables las reglas de la buena fe, es en la liquidación de bienes, indemnizaciones y otros actos. Si desea conocer más sobre esta figura, no dude en consultar con un abogado especialista en divorcios y explicar los detalles de su caso.

Incluso, para casos típicos, acudir a estos profesionales nunca está de más. Desde pedir consejos antes de contraer nupcias, pasando por los acuerdos durante el matrimonio que tengan una implicación legal, hasta los indeseados divorcios. Siempre hay que actuar dentro del marco jurídico, para evitar complicaciones.