Destaca cualquiera de tus eventos con un catering a domicilio

Un catering es una excelente opción para destacarse en los eventos personales o actividades corporativas. Ser original es un reto cuando ya lo has hecho todo en decoraciones, ambiente o música, una buena idea es ofrecer a tus invitados deliciosos platillos para degustar.

Siempre que se organiza cualquier celebración los aperitivos son uno de los puntos en lo que preocuparse, es por esto que contratar un servicio de catering puede relajarte para dedicar tu tiempo a otro asunto dentro del evento, sabiendo que la comida se encuentra en buenas manos.

Además, en el caso de los alimentos hay que cuidar muy bien los detalles, y solicitar propuestas gastronómicas que vayan acorde a la fiesta para que los invitados se encuentren siempre complacidos. Recuerda que según el tema y el tipo de celebración, la comida debe ir a la par.

No sería atractivo asistir a una gala de alta categoría y que ofrezcan un menú para niños o al contrario un cumpleaños infantil donde brinden aperitivos picantes o muy salados. Estos servicios al ser expertos en el área, se encargarán de asesorarte y organizar adecuadamente según la ocasión, cada degustación.

Así que no dudes en buscar a los especialistas quienes gustosamente podrán presupuestarte de acuerdo con la cantidad de asistentes, si es una gran gala como una boda o 15 años, o si se trata de una fiesta más relajada y muy personal con amigos más cercanos.

Los eventos corporativos también dan quebraderos de cabeza a la hora de contratar la parte de alimentos y bebidas, y, con mayor razón, cuando se quiere impresionar a colegas, clientes, proveedores y hasta la competencia. En este caso, hay empresas dedicadas a organizarlo por ti, incluyendo un catering por todo lo alto. Los participantes hablarán positivamente de eso por mucho tiempo.

Qué especialidades pueden ofrecerte estos servicios para tus celebraciones, van desde:

  • Comida mediterránea: con suerte podrás encontrar unas vieiras con crema tibia de puerros y panceta ibérica
  • Comida asiática: entre estos platos un canelón de pato a la japonesa con salsa de foie
  • Carnes: como solomillo u otros cortes exquisitos
  • Sopas y cremas: como una deliciosa sopa fría de tomate con pan especiado
  • Platos fríos
  • Ensaladas
  • Carpachos
  • Trufas
  • Postres: por ejemplo un cheesecake con arándanos

¡Toda una delicia!