Cómo preparar un buen banquete estas fiestas

Ahora que tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina, es posible que ya hayas comenzado a pensar en la tan esperada a la vez que complicada cena de Nochebuena. Es sin duda una de las noches más esperadas y especiales del año, pero también unas de las que más quebraderos de cabeza traen, y todos ellos están relacionados con la preparación del banquete. Tener que elegir el menú, hacer hueco a todos los invitados, acertar con la decoración de la mesa, etc. Conscientes de ello, con la ayuda de la tienda de productos desechables Usopack, hemos querido preparar un post especial en el que te vamos a dar una serie de consejos para preparar un buen banquete de Navidad. ¡Comenzamos!

 Piensa en el menú

Lo primero es pensar en el menú que vas a preparar. ¿Por qué? Porque en función del menú que hayas pensado tendrás que acudir al supermercado, a la carnicería o a la pescadería con el tiempo suficiente para que no te quedes sin los productos que tenías pensado comprar para preparar tus platos.

Ten claros los invitados

Otro de los puntos más importantes es tener perfectamente claro el número de invitados que acudirán a la cena. En función de las personas podrás pensar en un menú u otro, y te servirá además para organizar la mesa. Pide a tus amigos y familiares que confirmen su asistencia con el tiempo suficiente, y una vez lo tenga claro, comienza a planificar tu banquete para la Nochebuena.

Prepara la mesa

Una de las imágenes más clásicas de todas las Navidades es la de la mesa preparada y decorada. Es la noche más especial del año, y por ello es importante contar con una decoración también especial y que deje a todos con la boca abierta. Asegúrate de que no falte de nada y que todo esté perfectamente organizado, y además, trata de esforzarte para que todo quede simplemente perfecto.

Decoración del hogar

Y por último aunque no menos importante, es acertar con la decoración del hogar. Estamos en Navidad, y por ello no pueden faltar algunos de los artículos decorativos más típicos de esta época tan especial: árbol de Navidad, el belén, muñequitos de Papá Noel, espumillón, luces, etc. Es la única época en la que lo excesivo es todo un acierto, así que suéltate la melena y apuesta por una decoración que marque la diferencia.